La buena acogida de sus nuevos terminales en el viejo continente lleva a la multinacional a considerar Europa un mercado estratégico para su relanzamiento como líder del sector.
Sony dará pasos cautos para abordar los mercados internacionales claves en el área de los «smartphone», como Estados Unidos y China, mientras trata de convertirse en el tercer mayor fabricante mundial de dispositivos móviles, dijo el viernes el presidente ejecutivo de la empresa, Kazuo Hirai.
Hirai ha identificado los teléfonos móviles avanzados como un producto fundamental para cambiar el deficitario negocio electrónico de Sony, pero sus dispositivos estrella Xperia no han calado más allá de Japón y Europa,  mercados donde se concentran el 60% de sus ventas.
Sony ocupó el noveno puesto entre los fabricantes mundiales de dispositivos móviles en el segundo trimestre del año, según indica la firma de investigación Gartner.
En Estados Unidos, Sony sólo es ofrecido por  T-Mobile y sus terminales no han conseguido el éxito esperado. Tampoco les ha acompañado la fortuna en el mayor mercado del mundo, China, a pesar de que sus terminales se encuentran a la venta a través de los tres grandes proveedores del país.
«Nuestra gran prioridad es mantener nuestra parte del mercado en Japón o aumentarlo», dijo Hirai a los periodistas.
«Después, queremos luchar activamente para aumentar nuestra cuota en Europa, donde tenemos una parte bastante elevada. Esas son nuestras dos prioridades principales, estamos poniendo muchos recursos de gestión en ellas».
Añadió: «Pero entrar en el mercado estadounidense requiere muchos recursos y marketing, así que tenemos que ir paso a paso,» añadió.
«Tenemos una fuerte reconocimiento de marca por el hardware de Xperia y sus servicios, agregó».
La compañía se ha puesto el objetivo de vender 42 millones de smartphones en todo el mundo hasta marzo próximo.